Monthly Archives: septiembre 2015

La Paella a concurso en Alaquàs

Cada verano y a lo largo de toda la Comunidad Valenciana, la Paella se erige como protagonista de uno de los eventos más representativos y multitudinarios de las fiestas estivales y patronales de los municipios: los concursos populares de Paella en la calle.

El pasado sábado 29 de agosto tuvo lugar en este municipio de L´Horta de Valencia, la 41 edición de su concurso de Paellas populares, uno de los más antiguos y tradicionales de la zona. Tras el pregón que da comienzo oficial a las festividades estivales de Alaquàs, más de 5.000 vecinos se congregaron valientemente para cocinar y degustar, bajo un sol de justicia, las 165 paellas de 22 raciones cocinadas a leña por las peñas, asociaciones, fallas y otros colectivos de la población.

41_concurso_paellas_alaquas

En este concurso se usan tres toneladas de leña y 165 paellas Garcima.

Tal y como nos comenta José Martínez, presidente de la “Junta Central de Penyes” de Alaquás, “todo comenzó de una forma natural a mediados de los 70 cuando unas 10 ó 12 collas de amigos del pueblo comenzaron a organizarse y celebrar conjuntamente sus respectivas Paellas tras el pregón de fiestas. Con el paso del tiempo, aquella cita de amigos y vecinos en torno a una Paella fue creciendo, dando lugar al concurso que lleva celebrándose ininterrumpidamente desde entonces”.

Además de la “Junta Central de Penyes”, organizadores y responsables del concurso, se cuenta con la ayuda y colaboración de vecinos, del Consistorio municipal y de empresas locales como Garcima, que donan sus productos para poder distribuir entra las peñas, los 165 kits completos de paella, trípode y paleta a estrenar, las más de 3 toneladas de leña, dos conejos y un pollo por paella, 300 kg de arroz, 165 litros de aceite de oliva… Cifras de récord que se superan año tras año ya que el número de peñas participantes supera siempre al del año anterior.

41_concurso_paellas_alaquas

Preparando la entrega de ingredientes a los participantes.

Una vez entregrados los materiales y los ingredientes para poder cocinar una auténtica Paella Valenciana a leña, cada equipo se instala en su parcela y cuenta con un poco más de dos horas para cocinar la Paella ganadora de esta edición. Aunque para muchos no haya secreto en cocinar una Paella, la calle entraña varios hándicaps incluso antes de comenzar. Conseguir nivelar la paella, encender el fuego y distribuirlo uniformemente, son tareas que a veces, se complican de tal modo, que requiere de la solidaridad y del trabajo en equipo para poderlas superar.

Contemplar la sana rivalidad existente entre las diferentes peñas, siempre aderezado con un toque de buen rollo y festividad, animado por la música y un grupo de batukada, es digno de envídia. Las peñas más jóvenes miran de reojo a los más experimentados para poder seguir sus pasos y conseguir un ritmo adecuado para cocinar su paella a tiempo. Los más veteranos, además de ofrecer gratuitamente algún consejo “máster” a los novatos, observan disimuladamente las Paellas de los contrincantes más fuertes, no quieren perder el ritmo de cabeza, la competitividad es alta y todo el mundo quiere estar en los primeros puestos.
Poco a poco, las calles de la población se llenan de un humo, a modo de nieblina de estrellas, que impregna la ropa a su paso y que ofrece aromas a leña, carne y verduras frescas. Ya no hay duda, el concurso está lanzado y en tan solo unos minutos, los primeros granos de arroz se unirán al resto de ingredientes.

41_concurso_paellas_alaquas

Nivelar correctamente la paella es una de las dificultades de todo concurso popular de Paella.

Los nervios de los cocineros están a flor de piel, llevan todo el año esperando este momento. Los ayudantes, les avituan y les recuerdan los  ingredientes y los tiempos de cocción, generando así ese “comboi” festivo tan necesario en estos torneos valencianos. El sofrito está preparado y los higaditos bien fritos, es el momento de retirarlos de la Paella junto a alguna alita de pollo y poder disfrutar del tradicional aperitivo, que aplaca un poco el hambre y esos nervios que hacen cosquillas en el estómago.

Es un auténtico placer poder pasear por el pasillo central de las parcelas y ver cómo las paellas van recibiendo las verduras y el tomate, que la visten de color. La refrescante agua que la hidrata marca el sprint final. Se alimenta el fuego con troncos en busca del hervor que nos marque el momento adecuado para añadir el arroz. En tan sólo unos minutos estarán listas para llegar a la línea de meta.

Suena un trueno, son las dos del mediodía, y el jurado compuesto por cuatro jueces está preparado para recibir las primeras Paellas. A cada Paella concursante se le dará un número al azar que el jurado no ve, evitando así posibles suspicacias. Se valorará el aspecto, el sabor y el punto de “socarrat” de cada una de ellas. El jurado, todos ellos son grandes catadores de arroz, entra en una vorágine de pruebas. Dos de ellos, los más experimentados, pertenecen a la “Junta Central de Penyes”, de los otros dos, uno en representación de los ganadores de la anterior edición y otro representante del municipio. La suerte está echada.

La “Penya el Canut” sale vencedora. Segundo premio para la “Filà Jaume I”, el tercero para los clavarios de “Sant Miquel 2016”, el cuarto para la “Penya la Torrà” y el quinto para la “Cofraria de la Mare de Déu de l´Olivar”. A ellos, y al resto de participantes, nuestra más sincera enhorabuena por ensalzar y hacer protagonista de esta forma a la Paella.

41_concurso_paellas_alaquas

El jurado prueba las 165 Paellas de las que saldrá el ganador de la presente edición.

Wikipaella la hacemos entre todos, ¿ya subiste tu receta? Date de alta como usuario de la plataforma aquí, además de participar en la herramienta colectiva de conocimiento y reconocimiento de las Auténticas Paellas, estarás al día de la información más paellera con nuestra Newsletter.

Equipo @wikipaella